La realidad aumentada tiene 5 límites que son un problema

La realidad aumentada tiene 5 límites que son un problema

Lamentablemente, la realidad aumentada no evoluciona como se esperaba hace 5 años por culpa de ciertos límites que imposibilitan su progresión óptima. En este artículo, vamos a hacer referencia a esos 5 límites que han supuesto un problema para la realidad aumentada y abordaremos alguna que otra idea para intentar hallar una solución que los elimine.

1.- Hardware

Respecto a los teléfonos móviles, las cámaras están fabricadas para capturar fotografías en 2 dimensiones, no para ilustrar modelos 3D. Además (haciendo hincapié en Google Maps), el GPS de los Smartphones no ofrece una ubicación y medición precisas, lo que supone un gran problema, si hemos decidido hacer uso de la realidad aumentada a través de nuestros terminales.

Por otro lado, las interferencias de algunas zonas de las ciudades causan errores en la muestra de imágenes, lo que merman la experiencia de usuario.

2.- Software

Actualmente, estamos viendo que el software de realidad aumentada más usada es el ARTool Kit, pero no deja de ser una herramienta bastante verde o con muchas limitaciones de integración, como ocurre con los navegadores o las redes sociales. Esto supone un gran problema porque entramos en 2019 y esto sigue sin evolucionar en demasié.

Sin un software pulido, no se puede evolucionar correctamente. Esperemos que este año tengamos noticias esperanzadoras sobre la realidad aumentada.

3.- Experiencia insuficiente

Los usuarios van “hypeados” o con las expectativas muy altas cuando les explican cómo funciona la realidad aumentada y qué van a obtener con su uso. Podemos debatir que es más un problema de información y de marketing, que del propio funcionamiento de la tecnología. Sin embargo, las reseñas y las opiniones de los consumidores son bastante negativas.

Uno de los grandes motivos de ello, es la publicidad intrusiva en la experiencia de los usuarios.

4.- Salto que no se termina de dar

La realidad mixta no termina de despegar del todo porque parece una idea teorica, pero en la práctica no es tan bonita. Al fin y al cabo, se suele depender mucho de las conexiones Wi-Fi o móviles, lo que causa problemas en zonas con poca cobertura o con escasa velocidad de conexión.

Quizás, estamos ante una tecnología avanzada para los tiempos que corren.

5.- Coste

Es indudable de que, si hablamos de la realidad aumentada, tenemos que fijarnos en el coste que supone adquirir unas gafas compatibles con esta tecnología. En el caso de la realidad virtual no es tan “sangrante”, pero no hay unas gafas de realidad aumentada decentes por menos de 1000€.

Artículos sugeridos:

Cerrar menú